Lugares Sagrados

Los hombres siempre supieron reconocer a lo largo de la historia los lugares excepcionales que les permitían sanar, tener experiencias místicas, acceder a un mundo de trascendencia más allá de lo cotidiano. Marcados desde la prehistoria con los Círculos de PiedraDólmenes y Menhires, se fueron sucediendo los templos de diferentes culturas aprovechando la energía particular del “Lugar” (Iglesias Románicas, Mezquitas, Stupa Tibetana, Pirámides, etc).

Hoy día la Geobiología y El arte de los Maestros Constructores nos revelan que todas estas edificaciones, cualquiera que sea su origen y su época, comparten una estructura energética similar a partir de un punto central de intercambio cosmotelúrico.

Por ejemplo, en nuestras iglesias del medievo, románicas y góticas, podemos recorrer y conocer los usos y posibilidades de cada uno de estos lugares tal como fueron diseñados, con recorridos que vienen marcados por los capiteles, los modillones en el exterior, la división de espacios, las columnas y los juegos de la luz a lo largo del día y de todo el año.

A lo largo de todos estos años hemos tenido la oportunidad de investigar en diferentes lugares sagrados de nuestra cultura e incluso realizar una formación continuada en lugares tan interesantes como “Nuestra Señora la Blanca” situada en Villalcázar de Sirga (Palencia) y la Colegiata de Santa María de Bareyo en Cantabria.

Estudiar el enclave de estos sitios, la estructura física y energética que los acompañan, la dedicación, la simbólica, los juegos de la luz, las claves geométricas y geobiológicas y la construcción, siguiendo los pasos de los maestros constructores, es algo realmente revelador, bello e interesante que hacemos en los cursos a ello dedicados.

Estos lugares nos permiten además, aprovechando las cualidades que los maestros canteros depositaron en ellos y el uso adecuado de las energías que se ponen en juego, desarrollar toda una capacidad perceptiva extraordinaria. Una sensibilidad que surgiendo del corazón nos permite ver, comprender, y sentir este juego de piedra y de luz, de energías visibles e invisibles a través de las formas, la trama, el intercambio cosmotelúrico y la intención con que se ha realizado.

El Lugar Sagrado no se puede entender sin el papel tan importante que juega el Ser Humano. Éste tiene, en su posición de consciencia, la llave que permite activar este maravilloso atanor pensado y credo por los constructores de Eternidad para el Ser Humano.

bareyo-atlante
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR